Manifestación domingo 15/5/11

Mañana se celebrará la manifestación organizada por la plataforma popular ¡Democracia Real Ya!. Se trata de un movimiento nacido a través de internet que condena y lucha en contra del poder centralizado en los tres partidos mayoritarios PSOE, PP y CiU e invita a los/as ciudadanos/as a votar a cualquier otro grupo político.

Para conocer más y también para leer y firmar el manifiesto os invito a visitar su web http://www.democraciarealya.es/. Pero sobre todo os animo a que asistáis a la manifestación de mañana que tendrá lugar en numerosas ciudades españolas y alguna extranjera. También en la web, pinchando en convocatorias encontraréis hora y lugares concretos de las protestas en cada ciudad.

¡No faltéis!

El atentado del Café Argana visto desde una terraza de Isbilya

El Café Argana después del atentado


El Café Argana y la plaza Jma Fna


Jma Fna fue el lugar donde tiré mi ancla. Allí quedó encallada, en lo más profundo de la verdad, para siempre. Cuando más cansaba estaba de todo, cuando pensaba que la situación era demasiado fuerte para poder soportarla, me daba un paseo por ese centro neurálgico, ese agujero negro, el epicentro de mi mundo: Jma Fna. Ella me devolvía la razón, me decía este es tu lugar, Alicia ¿Es que no lo ves? Sólo aquí estás realmente viva, lo demás es sólo un sueño. Y era verdad, esa puta voz que me hablaba entre la esquizofrenia de la música, los olores, los colores, los vendedores de dientes e historias, los encantadores de serpiente y las tatuadoras, esa voz me decía la única verdad. Nunca más saldré de esa plaza ni de Marrakech, me quedé allí. En cuanto a la felicidad, debo decir que fue Marruecos el lugar del mundo que me enseñó que una vida no puede definirse como feliz o infeliz sino más bien como necia o consciente.

¿Qué está siendo de mi Marruecos? ¿Por qué justo ahora que me he ido? Una nítida sensación me arrasa el corazón: debería estar allí, cumpliendo con mi deber.

Pobres hombres barbudos


Recuerdo que cuando vivía en EEUU conocí a un chico afgano que me contó algo muy curioso. Tenía aproximadamente mi edad (algo más joven) de manera que la época más radical de los talibanes le pilló en plena adolescencia. Me dijo que durante esa época su sueño era salir del país, quería estudiar fuera, estaba harto de que no me dejasen afeitarme y de no poder llevar la ropa que a mí me gustaba, era casi un niño, un niño muy rebelde. Me quedé sorprendida ante tal afirmación, nunca me imaginé que las leyes talibanas fueran prohibicionistas también con la indumentaria masculina. Además este chico me contó que antes de llegar a EEUU las únicas mujeres a las que había visto sin burka eran a sus hermanas y a su madre de manera que imaginaros el shock que supusieron para él cosas tales como asistir a una fiesta universitaria, pedirle los apuntes a su compañera de pupitre o, simplemente, pasear por el campus. Tardó años en superar un bloqueo psicológico que iba mucho más allá de la timidez. De hecho más bien se trataba de una enorme represión sexual y social.

Lo que más me sorprende de esta historia es que nunca se escuche hablar de las represiones masculinas de los sistemas heteropatriarcales. Es como si se pensase que de quien hay que preocuparse es de las mujeres que son las que no saben decidir por sí mismas. No tengo noticias de ningún chico musulmán expulsado de su centro de estudios (universidad o instituto) por llevar barba a pesar de que es una costumbre tan extendida entre los musulmanes como el hijab.

Y es que ellos son machotes, saben lo que quieren.

La procesión infantil

La línea que separa lo cultural de lo religioso es fina y afilada. No me gusta que me vistan al niño de costalero y mucho menos sin mi permiso y menos si es dentro del horario escolar y menos aún en un centro de enseñanza pública. No me gusta, mire usted. Y otra vez mi vehemencia y el dar la nota y es que el mundo que yo tengo en la cabeza es tan diferente del que me encuentro todos los días después del desayuno que a veces no doy crédito. Pero, de verdad ¿Tan difícil es?¿Tan complicado resulta entender que el/la que tenemos delante es diferente a nosotras/as?¿Tanto chirría una piel de tonalidad oscura, unos ojos rasgados, un velo, un señor que ama a otro señor o una madres que, simplemente, no quiere ver a su hijo vestido de alguien que se tortura el cuerpo por fe? Dice la señora directora que mientras que ella esté al mando no entrará una niña con velo por la puerta del centro pero que cruces al cuello sí, todas las que queramos, y dice también que si interpongo una reclamación en Delegación por lo de la procesión ya se encarga ella de anular una por una todas las celebraciones, que si no se celebra la Semana Santa no se va a celebrar nada, ni carnaval, ni fin de curso, ni nada de nada.

Ya veremos. En principio me quedaron tres opciones: o el niño de costalero o el niño perdiendo un día de cole o el niño solito en la biblioteca mientras sus compañeros/as adoraban la caja de cartón. Menos mal que el Iván es mucho Iván. Llegado el momento y por su propia iniciativa (doy mi palabra de honor de que lo he dejado al margen de toda la polémica) le dijo a su profesora que él pasaba de procesión, que lo acompañara a dar un paseo y a leer un libro.

Mi sueño, tu letargo y la pesadilla

Mujeres revolucionarias en Egipto.
(Para ver más fotografías de las revolucionarias egipcias pulsa aquí)

Miro las fotografías de la revolución en Egipto que circulan en la red y no puedo evitar soñar. Con un mundo mejor, con el Marruecos que permaneció en lo más profundo de mi esperanza cuando por las mañanas atravesaba la trastienda de la Medina de Marrakech en busca del orfanato, lejos de los turistas, de los campos de golf y de las piscinas, allí donde la pobreza lo anega todo. Algo se me despertó durante esos trayectos en coche, mirando por la ventanilla descubrí un rincón recóndito en mis vísceras y en mi mente donde me supe por fin viva. No puedes cambiar esa sensación por nada, es sólo que si te descuidas, te mata.

Las fotografías de la revolución en Egipto me hacen cerrar los ojos del consciente y soñar con un Marruecos diferente. Juego a imaginarme que esas personas son mis vecinos/as, mis compañeros/as de trabajo, los habitantes de un Marrakech asustado y dominado en la realidad, pero libre en mi cabeza. No me cuesta casi esfuerzo porque las fotos de Egipto están repletas de las mismas miradas, las mismas pieles, los mismos hijabs, las misma furia, la misma vida que presencié Daoudiate. Cambia sólo la dirección de todo.

Marruecos reposa en un incansable letargo repleto de pesadillas y Mohamed VI no es Mubarak, no lo es por la gracia de Dios.

Editores, qué antiguos estáis


Los monjes amanuense dejaron de tener sentido como profesionales cuando apareció la imprenta. Y es que así funciona la cosa. Nos comunicamos utilizando unos medios que poco a poco se van quedando anticuados porque la ciencia evoluciona y cada vez es más rápido y barato hacer llegar un pensamiento, una palabra, una canción o una imagen de una punta a otra del mundo.

Por eso esta ley Sinde es algo tan absurdo como si nos viniesen a decir que ya no se pueden mandar más emails y que debemos seguir con las cartas porque Correos está perdiendo mucha pasta.

Los editores están en vía de extinción. Afortunadamente, porque llevan ya muchos años (siglos) robando dinero a los artistas, a los lectores y al público en general y controlando de manera mafiosa lo que se debe y lo que no se debe publicar.