Sobre la vehemencia



¿Nos hace ridículos/as la vehemencia? Lo que sí que es seguro es que nos hace incómodos/as. A veces me pregunto si no debería amoldarme a las circunstancias. Tengo una manía: me ha dado por creer que es el mundo el que está hecho de plastilina y no los seres humanos y ahí ando, desde los 14, pico y pala, intentando cambiar las circunstancias en lugar de adaptarme a ellas. Con los años he aprendido a reconocer a los/as envidiosos/as, que combinan a ratos la admiración con la frustración y te arrojan luego la burla en forma de miedo disfrazado de cinismo. Pero esas personas no me preocupan. Las que me dan que pensar son las que quizás lleven razón, las que se toman las cosas con esa distancia del no es para tanto, la vida son dos días.

En cualquier caso no hay mucho donde elegir y si lo hubiera yo seguiría en este camino. Por cabezona, supongo. O quizás también por seguir el ejemplo de quienes entre el deber de ciudadanos/as y el de seres humanos nacidos con la obligación de apreciar el regalo de la vida, escogieron lo primero. Porque la verdad, esta vida, tal y como está, no hay quien la digiera y ni mucho menos quien la disfrute, así que sigamos enfadándonos, aunque se rían de nosotros/as.

PD: QUé bien dice Cidinha Campos la palabra cinismo, me ha emocionado.

Anuncios

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s