Pasar por el aro

María Callas y Meneghini, Imperio Argentina y Florián Rey, Marlene Dietrich y J. von Sternberg, Concha Piquer y el maestro Penella, Penélope Cruz y Tom Cruise, Sofia Loren y Carlo Ponti y así un eterno etc. Son todos ejemplos de ilustres carreras femeninas apoyadas en las influencias de hombres poderosos.

¿Qué es el amor? Nadie lo sabe con certeza y quizás haya tantas definiciones como seres vivos sobre este planeta ¿Quiénes somos, pues, para juzgar como frívola la opción de “pasar por el aro”? Porque a veces yo me pregunto a qué obedece aquello que llaman “amor verdadero”. A mí, por ejemplo, siempre me han gustado los chicos listos, esos que estudian mucho o tienen una habilidad intelectual o artística. Normalmente no hallan donde caerse muerto y eso acentúa enormemente el nivel de mi libido, de mi pasión y de mi amor, porque a mí los que me ponen, son los artistas incomprendidos. Y creo que al final todos/as buscamos lo preestablecido porque somos seres sociales y llegar a las cualidades genéticamente puras de un ser humano es por definición imposible. De esta manera yo amo a los hombres pobres, María Callas amó a los ricos y eso no me hace ser mejor que ella. Cuentan que en la primera conversación telefónica que tuvo con su marido, después de que saltara a la luz pública su relación con Onasis, lo primero que le dijo fue ¿Me darás mis joyas? , a lo que Meneghini respondió con total naturalidad ya veremos…

No vale juzgar. No, no vale porque los matices son demasiados, son tan abundantes que saturan la historia, la de la Callas con Meneghini y cualquier otra, pero vamos, por no perder el hilo sigamos con María, la voz más grande de todos los tiempos que, de no ser por haber “pasado por el aro” (marido millonario 30 años mayor que ella) jamás hubiese sido escuchada por nadie más que por sus afortunados vecinos. Porque es men-ti-ra, es una rotunda mentira que el talento al final sale a flote. Hay talentos enormes bien hundidos en las profundidades del oscuro País Sin Productores.

El Sr. Ford fabricaba coches lo suficientemente baratos como para que los propios obreros de sus fábricas pudiesen adquirirlos, así se aseguraba el reembolso de gran parte de los salarios que él mismo les pagaba. Algo parecido ocurre con el sexo en nuestra sociedad. El poder está en los hombres y la represión en las mujeres, pero nos han dejado usar un arma, la sexual, para poder cobrarla cuando a ellos les apetezca. Eso sí, previa estigmatización, porque ellos pueden prostituir la mente para alcanzar el poder pero está muy mal que nosotras prostituyamos el cuerpo con el mismo fin.

Anuncios

2 thoughts on “Pasar por el aro

  1. Prostituir la mente es muchisimo mas perjudicial para todos que la prostitución del cuerpo x ej. bomba de hidrgeno conocida como la bomba nuclear es mas perjudicial que follar.La guerra fria fue un folleteo mental… venga a protituirse ala, y la liaron pero bien liada. cuando lo piensas todo se basa en el miedo a ser pisado. creo que las guerras de poder tienen caducidad ya que los problemas que nos vienen van a hacernos ver que realmente es el pueblo el que tiene el poder y no los cuatro poderosos. este tema es tan extenso que creo que ya he dicho suficiente. besote

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s