En la pu(n)ta de la lengua

M es una mujer guapa, aunque eso es casi lo de menos en una ciudad como Sevilla donde el ojo, para descansar, debe cerrarse. Pero es que M además de guapa tiene esa exageración que ocurre a veces por estos lares, ese gustarse que seguirá perenne hasta su lejana vejez, ese mirarse al espejo y ajustarse el abundante pecho en un único gesto habitual, ese escupir fuego por los ojos rasgados y perfilados de negro. La cuestión es que te pueden o no gustar ese tipo de mujer (a mí me vuelven loca), pero al entrar en cualquier lugar M atrae todas, absolutamente todas, las miradas. Esto cabrea, a ellos y a ellas. Quién sabe por qué, no quiero ni pararme a pensar en la razón malvada y retorcida. No lo quiero comprender, me voy a hacer una censura auditiva para no tener que escuchar sobre la envidia, sobre los celos, sobre las inseguridades masculinas y femeninas. Qué gran hombre hace falta ser para tomar la mano de M y darse una vuelta con ella por el Paseo Colón. Para amar a M de verdad hay que amarla con sus tacones altos y sus curvas (y las curvas mentales, que son las que de verdad marean) y eso ya es mucho amar para algunos. Muchas veces en este blog nos hemos parado a pensar qué es el género: he aquí para mí una buena razón para definirse hombre, amar a una mujer como M y disfrutar con ello. Pero por desgracia hay tan pocos hombres verdaderos como mujeres enteras, porque tampoco entre nosotras es fácil encontrar tolerancia y respeto por la que ama ser amada, besada y tocada. El mundo está lleno de austeros/as asexuados/as a los que la exuberancia acompleja, violenta e incomoda y es entonces cuando surge rápida la palabra que vive situada en la pu(n)ta de la lengua del/la buen/a españolito/a de a pie, la palabra de cuatro letras que rima con fruta, bruta y gruta.
Menos mal que a mi M los disgustos le duran poco. Sus lágrimas se las echa ¿Eh? Que no nos vamos a engañar, debajo de tanta femme fatal no hay más que una niña enamorada de la vida, pero se las limpia con el reverso del brazo y sigue adelante con su caminar de leona. Ella es la M y al que no le guste que no mire.
Anuncios

5 thoughts on “En la pu(n)ta de la lengua

  1. Fenómena! gracias por haber dado sentido a esa M en la que alguna vez toda mujer se ha sentido alguna vez perdida tanto en las propias carnes como en la mente que explota en los adentros. Tu sumas F de fenómena… sigue escribiendo siempre

  2. No sé si en algunas de nuestras noches te lo dije alguna vez. Creo que no. Y si te lo dije, no fue mi intención. Ahora sí te lo escribo: Siempre te creí* “evolucionada”. La evolución del ser humano, se llama Alicia Murillo. Recuerdo que de viaje en viaje, me contabas cosas. Cosas que, aunque imaginara o no, eran. Estaban ahí. Tú las vivías. Las transmitías.

    Al hombre/mujer, a este “ser humano” (que cada vez lo “es” menos) a este “homosapienssapiens” le sobra el género. Como a ti. No eres mujer. No eres hombre. Eres evolución. Eres el futuro. Y lo peor y nuestra pena es que no nos damos cuenta. Y lo peor, es que será tarde. Y lo peor, es que vendrán otr@s con sus teorías y vencerán. Y lo peor…

    Lo mejor, es ser coetáneo tuyo y disfrutarte.

    ¡¡Y yo te disfruto!!

    ¡Dios! ¡Qué suerte tengo!
    _____________________________

    *Creí, del verbo Creer=Saber. Nunca parecer.

  3. Ay Pax, no me digas esas cosas tan bonitas por diossss… es curioso porque yo ya te dije hace poco (no sé si te acordarás) que de todos los zanfoños es a ti a quien he visto más cambiado (y para bien, conste). Como yo en La Zanfoña he sido el elemento de ida y vuelta creo que tengo una visión interesante de vosotros, por aquello de la distancia intermitente. Que el futuro nos depare mucha música juntos, corazón. Esta semana nos vemos sin falta que a estas alturas ya no puedo vivir sin ti. Llamamos también al Coleta.
    Besos.

  4. Muchas gracias por plasmar unas palabras tan hermosas,me han llegado hondo,mi M es para decirte que eres maravillosa,un bezaso de M.

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s