En el título de esta entrada quería insultar a alguien con una palabra malsonante pero es de mala educación así que pongo esto

Mi jefe me mira siempre de soslayo, con media sonrisa. No es una sonrisa picarona porque no tiene doble sentido (tiene un cerebro de esos de canal único, bastante aburrido por cierto). Me mira de soslayo, digo, y cuando le hablo de cosas del curro, cosas con su importancia y su seriedad, se sonríe más y me dice que vengo muy guapa o que qué vestido más bonito. No me suele contestar a lo que le pregunto y no me pregunta nada. Sólo me mira de soslayo y me dice que soy la imagen perfecta para el sitio que regenta.
Mi compañero de trabajo es muy feo. Mucho. El otro día trabajamos para un evento privado. A la gente no le gustaba el jazz. No entiendo por qué me llaman para cantar en sitios donde la gente no quiere oír jazz. Era todo un murmullo, algunas risotadas y cero respeto e interés por nosotros/as, los/as artistas, llamémonos así. En esos momentos siempre me acuerdo de mi amiga Montse que es prostituta y habla a menudo de la definición de dignidad laboral. Qué razón tienes, querida. Como os decía el público no se callaba pero a un cierto punto me pillé el inalámbrico y fui mesa por mesa cantando por Weill que te cagas de bien (modestia aparte). A medida que entraba en calor me paseaba con mis pieles sintéticas rosas, mis zapatos con moña y mi peinado años veinte, cual diva de cabaret putañero. Me he currado mucho el personaje. Homenajeaba yo a las chicas del barrio donde me hallaba, Hivernage, barrio las putas de Marrakech, barrio también de los hoteles de 5 estrellas, barrio además donde se concentran más virus del sida por metro cuadrado (debido al intercambio de fluidos sin látex que se ejerce encima de mi cabeza y de las de los clientes, mientras canto por Weill, en las plantas de arriba de los hoteles y restaurantes). Mi compañero es muy feo, como os decía. Yo en cambio esa noche parecía la reina de kitsch y de las putas, con mis pieles rosas, mi voz penetrante (porque Weill me deja siempre sin aliento) y mi homenaje interno a las chicas sacrificadas del Marruecos de Zapatero y Mohamed. Yo estaba radiante, que todo hay que decirlo, coño, la gente se callaba en cuanto me veía pasar y algunos llegaron a aguantar hasta 20 segundos sin hablar. Mi compañero (el feo) me dijo que no me creyera que era por cómo cantaba, que la gente me miraba porque yo era muy guapa, pero nada más. Le di las gracias por el piropo porque era lo que él esperaba.
Ahora sin metáfora, ni ironía, ni nada por el estilo… así, a palo seco: mi jefe y mi compañero de trabajo son dos machistas.
Anuncios

3 thoughts on “En el título de esta entrada quería insultar a alguien con una palabra malsonante pero es de mala educación así que pongo esto

  1. Si me dejas los insulto yo:
    IDIOTAS, IMBÉCILES. (Morales)
    Alicia no sé que decirte, sales de un sitio y te metes en otro… que por lo que explicas no es mejor. ¡¡Menudos elementos pupulan por ahí!.

    Personalmente no tolero este tipo de situaciones…
    Realmente debes amar mucho tu profesión y Marruecos.
    Te mando un cariñoso saludo desde Barna y muchos ánimos.
    Aprovecho la coyuntura y espero que puedas disfrutar de la compañia de tus seres queridos estos días.

  2. Si me dejas los insulto yo:
    Imbéciles Idiotas (desde la perspectiva sociológica son seres carentes de pasión moral)

    No sé que decirte, personalmente no tolero este tipo de situaciones.
    Realmente debes amar tu profesión y Marruecos, porque por lo que explicas estás en una situación similar a la del anterior trabajo..

    Te mando muchos ánimos (intenta no rallarte mucho) y un abrazo con todo mi cariño. Espero que puedas disfrutar de la compañia de tus seres queridos estos días.
    Hasta pronto

  3. Pues aunque no te lo creas, Marien, esto me ha pasado con dos franceses. Una vez más se confirma mi idea de que la situación de la mujer en Europa no es tan diferente a la de la marroquí como muchos/as piensan. En algunas cosas (pocas) aquí están incluso mejor, por ejemplo el número de matratadas quizás sea superior pero el de asesinadas es infinitamente inferior. Esto es debido, desde mi punto de vista, a la sumisión que presentan ante las parejas. No hace falta matarlas porque no dan “tanto problema” como nosotras.

    En fin, que queda mucha lucha por delante. Un beso bonita, gracias porpasar por aquí y felices fiestas a ti también.

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s