Tengo miedo

Si yo debo decir la mía… os cuento, ahora que no nos escucha nadie que, cada mañana, al despertar, me invade una ansiedad terrible, una angustia de no saber afrontar lo que el día me tiene preparado. Para que nos entendamos, tengo miedo, recelo, jindama, inquietud, escama, terror, temor, pavor, pánico, espanto, susto, turbación, canguelo… llamadlo como querais, el caso es que me cago. Una parte de mí (cada mañana, insisto), quiere quedarse en la cama, hundir la cara en la almohada y decir un relajante y liberador no puedo. Pero no sé decir no puedo, no puedo decir no puedo. Pienso en Iván, en David, en mis padres y en mi hermana y es por todos ellos por los que cada día me levanto y aunque estoy hartita de lushá debo decir ¿orgullosa? que soy una miedosa valiente. Porque la cobardía no entra en mis terroríficos planes. No hay lugar en mi vida para la rendición y (cada día, cada minuto de mi vida, insisto) no es otra cosa que un sumergirme en una piscina olímpica rebosante de miedo.
Él guía mi vida, es la zanahoria del burro, lo sigo ciegamente y me lleva a hacer cosas que ni yo misma entiendo: cambiar de continente como de camisa, dedicarme a una profesión absurda, tener un hijo con un desconocido, hablar alto y claro incluso al jefe… mi miedo me tiene enganchada como una yonqui a la heroina. Cada mañana me despierto y él me reta y lo siento tan grande, posee hasta tal punto mi existencia que, sabiendo como sé del amor que algunos me procesan, sólo me queda el afrontar la vida como una mula, empujando hacia adelante.Los que no me conocen bien dicen: Qué envidia ¿Nunca tienes miedo?. En cambio los que sí que saben de mí me dicen: Tú palante, ánimo valiente.

Anuncios

5 thoughts on “Tengo miedo

  1. Eso mismo siento yo, pero tiro del carro.
    Olé mi niña, que bien cierto es que el
    miedo y la valentia se dan la mano para
    seguir caminando (luchando) por la Vida y
    y por el amor de los que te necesitan.
    Un besoAbrazo con cariño para ti y los tuyos.

  2. Miedo tenemos todos. Lo importante es que no te paralice. Si el miedo te paraliza entonces mal. Si el miedo no impide que sigas levantándote, vas por buen camino, el miedo no es más entonces que un medio para seguir avanzando. Pero qué digo?? Eso lo sabes tú mejor que nadie. Lo acabas de decir.

    Sueno “autoayudítico”, perdona mi soberbia mañanera… Cuídate y recuerdos a los personales!!! 🙂

    Fdo: Andy Lozeau.

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s