El divorcio heterosexual

Dentro de la realidad de las parejas heterosexuales, el divorcio no es una varita mágica que libera a las mujeres. De hecho, el divorcio es un instrumento más que el patriarcado ha resignificado para hacernos ver que las cosas cambian sin cambiar. Como la píldora, esa pastillita “para controlar la natalidad” que al final resultó servir para que ellos pudieran correrse dentro sin condón y que tantas crisis de ansiedad, ETS y cánceres de útero nos ha generado a nosotras. O el trabajo remunerado, que en principio era una nueva situación laboral que llevaría a las mujeres a realizarse de forma personal y que en cambio sirvió para que contribuyéramos con un sueldo en casa y encima trabajáramos el doble que antes. Y así podría seguir adelante con mil ejemplos.
El divorcio no es la solución porque:
1. RAZONES DE SEGURIDAD: En la mayoría de los casos las mujeres siguen sufriendo maltrato machista después de llevarlo a cabo, de hecho muchas veces empeora. El que el maltratador viva en otra casa no le impide seguir ejerciendo violencia ni física, ni psicológica, ni económica, ni de ningún otro tipo. Es más, la mayor parte de las mujeres que mueren por violencia machistas estaban separadas o en trámites de separación. El divorcio, en la teoría, es un intento de liberación, de escapar del control del maltratador, pero en la práctica no existen instrumentos ni legales ni estructurales que ayuden a las mujeres a completar ese proceso de forma segura por lo que, en un número notable de ocasiones, las circunstancias empeoran para ellas.
2. RAZONES ECONÓMICAS: Este punto es tan amplio que me daría para tres artículos: señores que trabajan en negro para no pasar la pensión de sus hijos, mujeres con cargo de conciencia judeo-cristiano que salen de casa sin exigir nada, con una mano delante y otra detrás, verdaderos divorcios-estafas que los maridos llevan a cabo porque “las cosas de los papeles siempre las ha llevado él” y un largo etcétera.
3. RAZONES DE MALTRATO INFANTIL Y “SOLUCIONES” ADULTOCENTRISTAS:
3.1. Cuando ya no pueden maltratarte a ti directamente, van a maltratar a tus criaturas. Y lo harán de forma sutil y cruel: tras unas vacaciones de quince días con papá habrán perdido tres kilos, volverán los fines de semana de las visitas diciendo que no se han bañado desde el viernes, comerán a base porquerías, serán abandonados frente a la televisión durante horas, serán entregados a terceras personas (abuelas, novias, etc.) que en muchas ocasiones no pueden o no quieren o no tienen por qué asumir la responsabilidad con el mismo interés con el que debería hacerlo su padre.
3.2. Serán víctimas de abusos sexuales porque éstos los cometen, en un porcentaje aplastante, los padres, tíos y abuelos cuando las criaturas escapan a la protección materna o, en general, de las figuras cuidadoras femeninas. Y esto es un hecho indiscutible, hablan las cifras. Los violadores no están acechando en los callejones oscuros, están en las casas y son parte de la familia.
3.3. Su hogar será la mochila. Viajes en trenes y aviones solitas cuando aún no tienen ni 5 años, a veces. Un día en casa de papá, dos con la abuela, esta tarde con mamá, mañana aquí, pasado allí… con sus posteriores trastornos del comer y del sueño que a veces les acompañarán para el resto de sus días. Me pregunto cuándo los jueces de nuestro país empezarán a dar la casa familiar en usufructo a los/as hijos/as de las parejas divorciadas y que sean madres/padres las personas que deban irse a dormir fuera cuando no les toca cuidar. Me pregunto también, si esa medida se llevase adelante, cuántas parejas decidirían seguir juntas “porque en el fondo tampoco estamos tan mal”.
No, definitivamente el divorcio no es la solución y mucho menos un divorcio sin un previo asesoramiento psicológico y jurídico con perspectiva de género. Las mujeres, si no tenemos más remedio que acudir a esa estafa que es el divorcio hoy día, deberíamos llegar a los juzgados armadas hasta los dientes a todos los niveles: bien informadas, fuertes anímicamente, con un fuerte apoyo social y económico… pero por desgracia suele ser al contrario.
No, la solución no es el divorcio, el divorcio es otro brazo del Estado que contribuye a que nos sigan estafando y matando a nosotras y maltratando a nuestras criaturas.
La única solución es el conflicto: es empezar a exigirles.
Porque la píldora no es la solución, hay que exigirles que se hagan la vasectomía o que, directamente, eliminemos de una vez por todas el coito de nuestras prácticas sexuales, que empiecen a follar abandonando la posición masculina y se enteren de lo que nos gusta de verdad, que saquen la loba que llevan dentro, que abandonen el privilegio macho en la cama.
Porque el trabajo asalariado no es la solución, hay que exigirles que limpien el baño y asuman los cuidados y se dejen de paellitas los domingos.
Y porque el divorcio no es la solución hay que exigirles, mediante el conflicto y la acción en grupo, que asuman una posición justa ante nosotras económica, social y sexualmente y en todo lo referente a la crianza. Si el divorcio es una manera de evadir el conflicto, no vamos a llegar a nada. No hay revolución sin conflicto y cada casa es un campo de batalla donde podemos morir sin luchar, morir luchando o vivir venciendo.

Anuncios

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s