Naoura Barriere de Marrakech

Cuando yo vivía en Marruecos estuve cantando durante una temporada en el Naoura Barriere, uno de esos hoteles donde se alojan los príncipes saudíes y sus cortes. En la puerta ni si quiera aparecía el número de estrellas, era una manera de decir porque yo lo valgo, el Naoura no pone su categoría en la entrada porque sería tan vulgar como un Oscar de la Renta con la etiqueta colgando. Si vienes al Naoura es porque no te preocupa lo que cueste. Así de simplona es la gente a veces, qué le vamos a hacer, así se mide la clase y la elegancia en esos ambientes, es lo que hay. Y pasaban las semanas y mientras yo cantaba las canciones que hicieron famosa a la prostituta, negra, tres veces violada y heroinómana, Billie Holiday, en la mesa de enfrente se sentaba, por ejemplo, un ministro israelí, Hillary Clinton o “nuestro” Jordi Pujol, por decir algunos. Era frecuente la visita de empresarios europeos con sus correspondientes acompañantes de pago y cuando el señor en cuestión era de Arabia las prostitutas eran, como mínimo, cuatro. Pero vamos, que en Marruecos, y ya lo he dicho muchas veces, a mayor lujo mayor violación de los derechos laborales y, por aportaros un dato que os pueda ayudar a haceros una idea de la situación, os diré que el precio de una noche en la habitación doble más barata de aquel lugar era más elevado que el salario mensual de un/a camarero/a. Con respecto a mí, estuve trabajando sin contrato y me despidieron mucho antes de la fecha acordada verbalmente. En cualquier caso me alegré, me hizo mucho bien alejarme de aquel lugar. La vulgaridad, la incultura y la insensibilidad eran parte integrante del cerebro monolítico de mis jefes que mandaban perfumar el hall con ambientador ordinario, ponían un hilo sonoro de discoteca chill out de Valdelagrana y exponían unos terribles cocodrilos de porcelana en recepción que costaban un ojo de la cara pero que venían a ser más o menos como aquel dálmata de las casas de las abuelas aunque, eso sí, de diseño. Cada día yo tenía la sensación de estar viviendo una situación absurda: por las noches cantaba en el Naoura y por las mañanas cuidaba en el orfanato a los niños que las camareras de ese o de cualquier hotel como ese, se veían obligadas a abandonar por la pobreza a la que las condenaban sus sueldos. Era como cortarle la cola al dragón por la mañana y vendársela por la noche. Me sentía culpable de colaborar con todo aquello, de que mi voz alimentase los oídos de los políticos, millonarios y empresarios que estaban convirtiendo Marruecos en un parque temático de doble cara. Lo único bueno de mi experiencia en el Naoura Barriere de Marrakech fue el haber conocido a unos camareros con los que hice amistad y que, por cierto, han sido despedidos hace pocos días por haber robado dinero de la caja.

Y colorín colorado, esto es el Marruecos de hoy, el pez grande se folla al chico cada vez que quiere y el chico desarrolla aquello tan español y cristiano que aquí hace mucha gracia y allí es la única forma de comer todos los días: la picaresca. El que quiera hacer juicios de valores que no los haga desde el otro lado de Gibraltar porque allá ya no hay moral. En África hay sólo personas con hambre y personas millonarias. El honor es un lujo de nuestras tierras.

Anuncios

6 thoughts on “Naoura Barriere de Marrakech

  1. Dios, qué bien expresado. Me ha llegado el olor del hall del hotel hasta Polonia. No sabes cómo me he hecho a la idea de la cutredad mezclada con el lujo, de la mierda que allí se cocía, de la hipocresía de los europeos que se pasan por allí como el que se vacaciones. De puta madre. ¡Qué asquete, joder!

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s