De nuevo con "Ahuyéntanos este furor"

Ayer y hoy, a las 21h. «Ahuyéntanos este furor» de Bárbara Sánchez en el Centro de las Artes de Sevilla, c/ Torneo, junto a Barqueta. La función de ayer fue impresionante, hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien en el escenario. Mil gracias a mis perras furiosas Raquel Luque, Lucía Madrid, Raquel Campuzano y Eloisa Cantón y, por supuesto, a la hembra alfa, Bárbara Sánchez, por esta aventura.

Da gusto trabajar así: babeamos, gritamos, cantamos, bailamos y mis bragas terminaron en manos de una señora del público que nos miraba aturdida sin saber muy bien qué hacer. ¡Y esta noche más!
(La entrada es gratuita así que si queréis venir pasaos por allí al menos una hora antes porque se acaban en seguida).

Concierto en la Fiesta Primavera Feminista

Quería invitaros a participar en la Fiesta Primavera Feminista organizada por el colectivo Setas Feministas (al que tengo el honor de pertenecer). Será el próximo sábado a las 17h. en CSOA La Huelga, c/ Muro de los Navarros 38. Como podéis ver en el cartel, las actividades del evento incluyen una actuación mía con mi compañero de fatiguitas musicales y queridísimo amigo, José del Valle, flamenco y gaditano. No digo más. De hecho os dejo un retrato de José para que os hagáis una idea de lo que va el tema con mi compinche. Si os lo perdéis es porque no tenéis ni cordura ni sensatez.

En Madrid

Qué guapa eres, tú no eres una buscona, eres una encontrona y además todo en España lleva eñe, hasta España. Qué guapa eres y qué llena está Madrid, yo en realidad sé porque la gente vive en una ciudad tan tremendamente incómoda.

Me pegan pellizcos en las mejillas y me hacen fotos.

Adiós, Sofía Noel, ayer tú morías y yo cogía un tren en Valencia para conocerte y ninguna de las dos lo sabíamos, tú menos, claro, es mucho peor morirse que coger un tren, eso es verdad, pero lo que quiero decir es que nuestras vidas son hilos que se beben y mientras más hilos mejor, sobre todo si son hilos como los de la España que llena Madrid de eñes, ondas al agua y personas. Son vivos y vivas murientes, que a base de encontrones se van viviendo. Qué guapa eres, es de verdad muy guapa ¿De Triana? Y qué guapa y qué guapa y qué guapa y venga sonreírme y darme pellizcos en las mejillas y probarme vestidos bonitos y hacerme fotos y abrazarme y mirarme con ganas de quererme mientras antes mejor y de ponerme a cantar (asalto a partitura armada) y hacerme dormir en una cama enorme y Hugo en el sofá.

Hugo. Su casa es una especie de abrumadora mentira ritual. Hay un baúl con 25 mantones huérfanos y un maniquí que me da la bienvenida. Lo engalana un maravilloso vestido inglés de estilo victoriano, también huérfano, adopción internacional en esta ocasión, verde agua, encaje roto, es para ti, para el espectáculo, te estará algo corto, habrá que arreglarlo. Me estoy acordando de Italia, de la casa de Daniela, y de que ella no permitía entrar a nadie que no tuviese algún talento. Me estoy acordando de Marruecos y de cómo allí daba igual eso del talento porque había que andar esquivando los golpes. Me estoy acordando de mi abuela y de lo que habría disfrutado viéndome con este vestuario. Me estoy acordando de mi abuela, de cuando me decía que era muy guapa. Me estoy acordando de lo terrible que le resultó a mi abuela ser mujer.

Lagarto, lagarto

Tengo en mi poder dos billetes de tren que muy pronto me llevarán, en trayecto de ida y vuelta, hacia una de mis dos ciudades talismanes: Madrid (la otra es Milán). No me preguntéis por qué pero siempre que las visito me sucede algo bueno. Esas dos ciudades son mis brujas madrinas: me conceden deseos, me miman, me seducen, me valoran… me acogen de forma mágica. Allí he pasado audiciones, conocido amores, compartido noches estupendas con amigxs… nada malo puede pasarme en ellas. Y este viaje promete muchas más cosas buenas.

Sé que no debería contar nada, las artistas de verdad tienen que protegerse del gafe, pero como yo no soy una artista de verdad eso de la superstición no va conmigo. Además, si no lo comparto con vosotrxs reviento. Así que nada, ahí va: que me voy a empezar los ensayos de una nueva obra de teatro que dirigirá Hugo Pérez y que tendré el honor de protagonizar. Así que contenta, mucho.

Y, bueno, lo cuento porque soy una bocazas pero, aunque no me preocupa el mal fario, con permiso de la audiencia, titulo este post con un sortilegio gitano y dejo algunas imágenes de amuletos por aquí colgadas, más que nada porque no cuesta trabajo hacerlo.