Los zapatos de H

Baziga es el burro de H. Baziga tira de H y del carro y el carro anda siempre lleno de cosas de comer que se han tirado. Son cáscaras de naranja, pan duro, verduras podridas, huesos medio roídos de carne de cordero, por decir algo, aunque hay muchas más cosas. Me podría pasar un buen rato nombrando cosas que huelen mal, cosas sucias que se encuentran en los contenedores de basura. H va con su carro, abre las bolsas y saca lo que huele mal y que puede servir para dar de comer a las bestias. Cuando digo bestias no me refiero a los clientes de los hoteles de Hivernage, me refiero a las mulas y eso. H seguramente venderá las cosas apestosas a la gente que tiene mulas y burros y con eso se saca un dinerillo que gasta en comida, en refrescos y, a lo mejor, de vez en cuando, en gasolina o cola.
He pasado hoy parte de la mañana con H. Al principio no hablábamos porque no nos entendemos pero después de un rato pensando me di cuenta de que sabía decir en dariya ¿Cómo se llama el burro? Así que se lo dije y él me dijo que Baziga. Lo dije más bien para ver como sonaba yo hablando en dariya y para hacerme un poco la simpática porque andaba muy triste esta mañana y a mí se me nota enseguida si estoy en un blue. Me pongo a llorar y eso. Así que le dije que como se llamaba el burro y él me dijo que Baziga. Smito al hamar. Pero no me entendía así que le hice gestos como de agitar unas riendas y H se sonrió entonces, con esa sonrisa que tienen los niños/as de la calle, sonrisas de Monalisa, tenues, como la superficie de un lago o la luz triste y naranja de una vela. Baziga.
Después fuimos a por los zapatos y de paso a por unos pantalones vaqueros y dos camisetas. Cuando salió del probador yo ya andaba realmente mal. No venía a cuento ponerme las gafas de sol porque dentro de la tienda daban más el cante que las lágrimas saltadas, así que todo el mundo se dio cuenta de que yo estaba triste. H en cambio estaba radiante, con sus pantalones, su camiseta naranja, su día de suerte y su sonrisa tenue, qué guapo. No te compro la gorra H, lo siento pero si no vas al cole ya no te compro nada más. Ese es el trato.
Anuncios

One thought on “Los zapatos de H

Si vas a comentar debes saber que: si eres hombre tendrás menos posibilidades de que te lo publique y que si me insultas o hablas con tono paternalista o faltón no tendrás ninguna. No acepto opiniones, ni consejos, soy así de chula. Adiós.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s