Esa diagonal

Esa diagonal la conocemos todas. Es una que marcan los machos en la calle, se desvían de su camino y a medida que avanzan se van acercando más y más a ti, hasta que te cortan el paso o te tocan el culo o te susurran algo al oído o hacen que te desvíes y les dejes paso, marcando así el territorio y su superioridad. El agresor y la sociedad entienden (y te hacen entender) que si no te apartas es porque o bien eres gilipollas y no te has enterando de como están las cosas o bien eres una fresca y en el fondo lo que buscas es que te metan mano. También puede ocurrir que te estés enfrentando a la jerarquía masculina, en cuyo caso te mereces que te hagan recordar cuál es tu estatus de mujer en el espacio público a base comentario o gesto soez. Soy de estas últimas.

Ayer caminaba hacia el trabajo. Dos hombres (españoles, jóvenes, perfectamente vestidos al estilo clase media, perfectamente aceptados como “normales”) venían en dirección opuesta a mí. Uno de ellos empezó a marcar la diagonal. Lo vi, no me aparté, levanté la cara, nos cruzamos sin tocarnos pero a un milímetro de distancia. En el momento justo su cara se giró y me arrojó al oído un gruñido, un gruñido de cerdo. 

Un mensaje anónimo que merece ser publicado

Sabéis que normalmente no publico comentarios de machirulos ignorantes que no tienen ni idea de lo que es el feminismo y vienen aquí a insultarme, amenazarme o, simplemente, a decirme lo que tengo que hacer (el tonito paternalista ese, lleno de imperativos…). Bien, hoy hago una excepción porque el mensaje bien vale una entrada. Se trata de una respuesta a mi artículo “La educación hoy y el miedo a las palabras”. Como siempre, el machote no tiene ovarios de firmar, se trata de un mensaje anónimo que copio y pego de manera literal, ortografía galáctica incluida. Nótese el tono paternalista y el consejo final en modo imperativo, tan común, como digo, en la lingüística del macho:
Ahí va:
“los maltratadores, a los acosadores, a los asesinos en serie, a los violadores figate para eso no usas lx x eeeee mira que teneis metido en la cabeza las feministas que los hombres somos lo peor pues ten en cuenta que tienes un ijo y inconcientemente aunque lo quieras le aras daño sicologicamente a largo plazo no bibas odiando eso no es bueno por mucho que te alimente el ego eso es malo odiar”

Mensajes que alimentan

Cosas como esta son las que me hacen seguir adelante. Gracias Ichi por compartir tu experiencia conmigo. Este es el mensaje que recibí ayer a través de Facebook:
“Hola Alicia, soy Ichi, amiga de tu hermana de la facul, nos hemos visto en varias ocasiones, bueno supongo y espero que te acuerdes de mi. Mira te escribo xq quiero decirte q sigo las cosas q haces y la lucha contra esos hombres machistas que dan su opinión a mujeres que las incomodan, en concreto. Y me refiero a esto xq me ha pasado algo así hoy. Estando en el tranvía un tipo le ha dicho a una muchacha “que guapa eres hija” común tonito tanto asqueroso y mirándola de arriba abajo y ella se ha quedado cortada y no sabia a donde mirar. Entonces yo he mirado al tipo y me ha dicho “no a ti no es” (no m lo ha dicho con desprecio sino con disculpa xq yo iba con mi marido claro y contra eso ya la cosa no esta tan clara). Bueno pues no se como me ha salido y es la primera vez q lo hago y sin pensarlo, supongo que x haber visto tu trabajo, q le he contestado “no si ya lo sé, xo vamos q no creo q ella te haya pedido tu opinión”. Tomaaaaa!!!! El nota no sabia donde meterse ya le ha pedido perdón a la chavala. Y la muchacha me ha dado las gracias x lo q he hecho xq se ha sentido segura ya q le había resultado muy incomodo. Además de decirme q lo que yo he hecho es muy raro encontrarlo en las personas hoy en día. Yo le he pedido disculpas xq me estaba metiendo a lo mejor donde no m importa, xo como la he visto incomoda, sin contestar, x eso lo he hecho. Es la primera vez q lo hago y me he puesto nerviosa después, xo me siento muy bien, xq además la muchacha me ha dicho que ese gesto le ha dado fuerzas a ella. Todo esto tiene mas repercusión de la que me creía, xq no solo la he “defendido” (no se se es la palabra correcta) sino q ella ahora será mas fuerte y se lo dirá a sus amigas y tb las ayudara. Además había dos chichas jóvenes sentadas detrás mía y han soltado “ostías” , lo q tb influirá en ellas de alguna manera y tb lo contaran y la gent q están allí tb. Espero q poco a poco se vaya avanzando y no quedemos mujeres inseguras y con miedos y q todos (xq x supuesto nadie mas ha dicho nada) tomemos conciencia y actuemos. Bueno un beso y abrazo y aunq sea un poco largo esto, necesitaba contártelo. Gracias.”

A propósito del Día internacional contra la violencia hacia la mujer



El terrorismo machista es fruto de la frustración del macho ante la valentía de las mujeres. Es el miedo a que el poder de la subyugada emerja y haga evidente la flaqueza y la estupidez del que somete. Todo el mundo lo sabe y por eso me preguntan ¿no te da miedo grabar esos vídeos?.

No.

Basta el impulso. Todo está dentro de nosotras, todo: el valor, la decisión de defendernos o bajar la cabeza, la alegría, la rabia, todo. Todo está dentro de nosotras.Subamos los peldaños de dos en dos. Yo subo el de emerger y también el de no dar tiempo si quiera a que el papanatas que tengo enfrente sea capaz de usar el medio cerebro que tiene. 

El terrorismo machista es fruto de la frustración del macho ante la valentía de las mujeres. Pero la autodefensa feminista es la aniquilación sistémica de cualquier intento del macho de materializar su miedo en forma de agresión.

Con las bombas que tiran los fanfarrones

Pues como cantaba Juana Reina refiriéndose a los fanceses: “Con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas tirabuzones”.

Y bueno sí, después del acoso cibernético que sufrí el 3 de septiembre, a mi comadre, amiga y compañera Ana Periférica le fue enviado un mensaje intimidatorio cargado de amenazas claras a ella y a sus familiares.

Pero resulta que lejos de asustarnos, ese mensaje nos ha inspirado para hacer este rap.

Espero que os guste.

Acosadores cibernéticos, comedme mucho el coño con Pan Bimbo.