Se designó con la palabra micromachismo a las violencias cotidianas invisibilizadas (reparto no equitativo de tareas domésticas, violencias psicológicas en el ámbito de la pareja heterosexual, etc.) pero si nos paramos a pensar, hemos escuchado muchas veces a nuestras abuelas decir eso de “me tenéis como una esclava”. Para ellas estas violencias no fueron nunca invisibles. La injusticia nunca es invisible para quien la sufre, no son las violencias las que la sociedad invisibiliza sino a las personas que las sufren.

Desde el feminismo académico surgen a menudo palabras nuevas con la intención, en un principio, de visibilizar discriminaciones. Esas palabras, a menudo, son inventadas por personas blancas de clase media con estudios superiores que trabajan al servicio de una de las estructuras patriarcales más importantes: la universidad.

¿Realmente puede haber subversión desde el lenguaje académico? ¿No supone la existencia del mismo per se una invisibilización de las voces que llevan siglos reclamando justicia desde las posiciones de mayor opresión?

Ésta es una conferencia en contra de la institución académica y a favor de las abuelas, es ese tipo de charlas que nunca escucharás en tu facultad.

 

It seems we can’t find what you’re looking for. Perhaps searching can help.